WHITEWELL el Festival que partía con desventaja

Tras la cancelación del Festival Periscopia por parte de la Organización y con la polémica de los horarios nocturnos aún muy calentita, el WHITEWEL FESTIVAL partía con una clara desventaja. Algunos habían comentado que si se quería sustituir el Periscopia y otros decían que a esas horas no se podía programar un concierto. Sea como sea, el festival presentaba un pedazo de cartel y a un muy buen precio, algo que también ha sido criticado. Solo Loquillo, en su gira 2014, tiene unos precios en el resto de España que pueden estar entre los 30 o los 50 euros y aquí no venía solo, lo hacía compartiendo cartel con una de las grandes bandas del panorama nacional Los Enemigos por los que se paga unos 25 euros en otros conciertos. En Pozoblanco un cartel como el WHITEWELL Festival que además contaba con dos bandas locales reconocidas, tenía un precio de 15 euros anticipada y 18 en taquilla, normal que en el concierto pudiéramos encontrar gente venida de otras provincias. A pesar de todo la entrada fue más que aceptable, depende del cristal con el que se mire. Voy a dejar una opinión personal, he visto gente gastar más dinero en un viaje a Brasil para ver un partido de la selección o en una entrada para ver El Rey León en Madrid, pero parece muy nuestro esto de quejarnos en casa, verdad?


Loquillo inmenso


No me dedico a la critica musical ni voy a intentar parecerlo. Voy a explicar desde mi percepción lo que me pareció en general. Puesto que había que terminar a las 2:00 de la madrugada, el primero de los grupos que tocó, Agentes Judiciales, tuvo que hacerlo a las 20:30. Visualmente lucía poco porque era aún de día y ese clima de foquitos que da un concierto ya lo tenía perdido de salida. Si a eso le sumamos que la banda se prodiga mucho últimamente y los conocemos bien, el resultado es que no había mucha gente a esa hora. Algunos Hombres fueron los segundos, más animada estaba la cosa, supongo que porque el horario laboral impidió a muchos venir antes. Poco a poco se iba animando el ambiente hasta que comenzó el primero de los platos fuertes, Los Enemigos. Eso ya tenía pinta de festival, los incondicionales de la banda madrileña vibraron y cantaron sus canciones y aquellos que vinieron sin conocerlos tanto se fueron metiendo en el concierto rápidamente. Cuando terminó este tercer concierto que ya duró más que los dos primeros, el espacio de tiempo parecía haberse ralentizado, la expectación estaba en el que estaba por saltar a las tablas, Loquillo. Un grupo de operarios moviendo la batería, cambiando cables, monitores, en fin preparando el sitio a los que venían. Musiquita tipo presentación y entran los músicos saludando al respetable. Ahí ya se notó que algo había cambiado, la ovación era distinta, más emocional y al final de los músicos estaba él, el gran Loquillo y cuando entró al escenario la ovación fue mucho más sentida. Tengo que decir que no soy seguidor suyo pero conozco sus canciones más exitosas pero cuando entró, sentí que la química que desprende un grande se había apoderado de mi. Durante la hora y media que duraría el concierto me di cuenta de que estaba verdaderamente en un gran festival. Loquillo estuvo inmenso y enganchó a la gente desde el minuto uno.

La mataré y el Cadillac

 

Seguro que los más fans de Loquillo tendrán muchas canciones que elegir de su repertorio, pero yo tengo que decir que hubo dos en concreto que me hicieron saltar las lágrimas por el momento que estaba viviendo. Os cuento, yo hace algunos años, más o menos al principio de los 90 vivía mis primeras salidas, entonces no había botellón y el poco presupuesto nos lo gastábamos en la discoteca. Fue en esa época cuando escuché por primera vez las canciones de Loquillo, concretamente las dos que nombro solían pincharse en la discoteca de moda y más concretamente las versiones que salieron en un recopilatorio del 89 grabado en directo.

Para más inri, yo mismo en mi época de DJ me emocionaba al pincharlas en esa misma discoteca años más tarde.
El Cadillac Solitario era una de las que obligaba a sacar los mecheros y ponerlos en alto.

Reviví con las dos esos momentos y las sensaciones fueron increíbles. Grande Loquillo.

 

¿Precios Anticrisis? por poner un pero ...

 

Me estuve moviendo por todo el concierto y me encontré con mucha gente que conocía. Tuve tiempo de preguntar que tal les estaba pareciendo todo y coincidíamos todos en lo mismo, los precios de la barra eran muy altos. Del mismo modo que defiendo que los 18 euros de la entrada eran poco por lo que nos esperaba dentro, tengo que decir que me pareció muy caro tomarse algo en el concierto, mucho. Pagar 4 euros por 33cl de cerveza de barril ... (ahí lo dejo).

 

Escribir comentario

Comentarios: 0